martes, 11 de septiembre de 2018

50 AÑOS DE LA PROVINCIA ITALIANA DE LAS HERMANAS N.S.A: RECORDANDO LOS INICIOS.


Nace la Provincia italiana de las Hermanas N.S.A.:

Era abril de 1968, un año de grandes cambios para muchos países europeos, lidiando con la protesta de los jóvenes. También fue la era de los llamados "hijos de las flores" (jóvenes estadounidenses interesados en la paz y que vestían ropas muy coloridas para indicar su deseo de construir un mundo nuevo y feliz) y nosotras también, Hermanas de Nuestra Señora de los Apóstoles (nsa), hemos  recibido como un regalo del Instituto la "flor" de la creación de nuestra Provincia: un gesto de confianza que nos dio alegría y un gran sentido de responsabilidad.

La decisión de crear las Provincias, tomada en el Capítulo General de 1967, dio a las Hermanas la posibilidad de mantener un contacto más cercano con su lugar de origen, su cultura y la iglesia local en la que nació su vocación.

Todas recibimos la noticia con gran entusiasmo.
Como todos los comienzos, ese período trajo fervor y deseo de hacer, mejorar, establecer metas. Fue necesario organizar, revisar la situación de las comunidades, su apostolado y especialmente la de las hermanas para asegurar que cada una tuviese una formación espiritual, bíblica y apostólica adecuada a los tiempos.  
También estaba el llamado del Concilio Vaticano II que pedía a los Institutos religiosos que implementaran la "renovación" como una mayor fidelidad al Señor, al Evangelio, a la Iglesia.

Antes que nada, era necesario dar una sede a la Provincial y su Consejo: la Hermana Giovanna Fusi, secundada por la Hna. Luz y la Hna. Annarosa Larghi, que tenía la responsabilidad de la formación de las novicias.
Luego, la Providencia sugirió al párroco de Carlo Parea, Don Aldo Gessaga (un nativo de Bardello) - donde ya había una comunidad nuestra - que nos diera algunas habitaciones en las que pudieran establecerse por lo menos durante un tiempo. Fué así que la casa parroquial de Via Carlo Parea fue por algún tiempo, la sede de la comunidad provincial.
 
Más tarde se compró la casa en Via Accademia, que desde entonces no ha dejado de ser el hogar de todas, el lugar en el que se recogen todos los recuerdos de nuestro caminar.

Algunas Hermanas recuerdan la benevolencia de algunos sacerdotes a nuestro respecto y también la reacción positiva de la Curia que consideraba la presencia de comunidades misioneras como una riqueza para la Diócesis.
Las comunidades existentes eran, además de la de Carlo Parea, también las de Marino, Comerio, Porlezza; las Hermanas también estaban en la calle  Gracchi, al servicio de los Padres de las Misiones Africanas (sma).

La comunidad de Montesacro, era la Procura del Instituto, que luego fue vendida a la Provincia Italiana, que la convirtió en una comunidad para  sus Hermanas estudiantes.

Las primeras decisiones del nuevo Consejo se referían a la formación de las Hermanas: muchas de nosotras habíamos trabajado en diversas áreas de la Misión, pero casi siempre sin un diploma. 
Era necesario remediar ésta situación así que las Hermanas tendrían que seguir diversos cursos, según su edad y posibilidad. Es agradable recordar la generosidad, el compromiso, la alegría con la que todas aceptaron las propuestas del Consejo.
Muchas estudiaron enfermería, otras siguieron cursos de catequesis, biblia, espiritualidad.  
También fueron los tiempos del "Mundo Mejor" que tanto contribuyó en ayudar a la Iglesia para incorporar los valores y las directrices del Concilio Vaticano II.

Para todas nuestras Hermanas ese año es recordado como un paso fundamental en la historia de nuestro Instituto en Italia.
Gracias a la Provincia, no sólo hemos encarnado mejor los valores de nuestro Carisma, sino que hemos servido a la Iglesia con el testimonio y el compromiso apostólico. Siempre misioneras, siempre en medio de la gente para el Señor y su Evangelio.

                                      Hermana Margherita Alberti, nsa.

Artículo traducido del Boletín "Il Ponte", de las Hermanas N.S.A. de Italia, n° 1, febrero 2018.


domingo, 9 de septiembre de 2018

50 AÑOS DE LA PROVINCIA ITALIANA DE LAS HERMANAS N.S.A: RECORDANDO A LA HERMANA ONORA DAL CORSO (2)

 Una mujer humilde y fuerte.

La Hna. Luigina Mambretti nos dice: "Indagué un poco en mis recuerdos y trato de resaltar las cualidades de la Hna. Onora que más me han impactado cuando vivimos en la misma comunidad. Primero enfatizo su delicadeza hacia las personas, estaba atenta a las necesidades de cada hermana. Me viene a la mente, por ejemplo cuando una hermana fue hospitalizada y la Hna. Onora fue al hospital para llevarle sus cosas personales, antes despedirse de la Hermana, también le dejó fichas para el teléfono y dinero en caso de cualquier necesidad. 

Confiaba en las Hermanas, dejándolas libres para organizarse en su apostolado, por ejemplo, no limitaba los viajes de las encargadas de la Animación Misionera y se aseguraba de que no les faltase nada. 
No estaba ansiosa por recibir dones y regalos ... pero una vez, cuando recibió una suma considerable, se apresuró a ayudar a una familia en dificultades, y continuó ayudándola hasta que ellos estuvieron tranquilos y libres de deudas. 

Onora era muy sensible a la importancia de la capacitación, quería que todas las Hermanas se beneficiaran de ella, aconsejaba sesiones y cursos sin reparar en los gastos que implicaban. Trabajó duro para organizar la formación permanente haciendo estudiar a las Hermanas, razón por la que varias llegaron a obtener diversos diplomas.
 No tenía miedo de confrontarse a las Superiores mayores para pedirles lo que le parecía bueno y justo para el progreso de la Provincia ... pidió, por ejemplo, al Generalato una "compensación" económica por los largos años que las Hermanas italianas trabajaron en Francia; y también una parte de los ingresos obtenidos por la venta de las casas. Fue escuchada y se le otorgó un porcentaje para la Provincia, y de ésta manera logró hacer vivir a las Hermanas y darles la formación necesaria, tal como se requería en esos tiempos de post Concilio."


La Hermana María Virginia, la recuerda así: "Enontré en ella un ejemplo de fidelidad a la vocación misionera; una gran generosidad en la realización en las diversas responsabilidades que le fueron confiadas; generosidad con los pobres (en Africa, contribuyó a la apertura de escuelas y dispensarios); acompañaba a los jóvenes, ayudándolos a fortalecer su fe en Dios; acompañaba a las mujeres para que sean más libres y responsables.

También aprecié su coraje en decir la verdad cuando estaban en juego el respeto por las personas y la coherencia en la elección por el bien común. 
Grande fue su confianza en el Señor, al que siempre buscaba en la oración. La Hermana Onora se mantuvo fuerte en las dificultades, enfrentándolas con fe y coraje, la discreción y el silencio de aquellos que confían toda su vida a Dios.
¡Realmente le debemos mucho! "

                                    *********************************

Sin mencionar su previsión, el sentido práctico de organizar las comunidades y adquirir o modernizar los edificios. Es a ella a quien le debemos la compra del pequeño complejo junto a la casa de Via Accademia, luego reestructurado en varias salas, como también la hermosa capilla de la comunidad de Airuno.

Todas sus decisiones siempre estuvieron motivadas por el deseo de ayudar a las Hermanas a vivir mejor su apostolado y no tener miedo de comprometerse con los sectores más variados y útiles para la vida de la Iglesia: jardines de infantes, hospitales, clínicas, hogares para ancianos, parroquias, enfermos . También destacamos el servicio prestado por nuestras Hermanas al castillo de Monguzzo,  de la familia Fatebenefratelli.

Llenemos nuestros recuerdos de gratitud y alabemos al Señor por todo lo que hemos hecho juntas. A veces las personas que encontramos nos dicen: "Eres especial, eres diferente", no nos jactamos de ello, pero somos conscientes de que todo se debe a la fuerza del carisma que nos ha dado el Fundador y que ha sido encarnado por cientos de Hermanas antes que nosotras.
Encomendamos a Dios nuestra Provincia de Italia, y agradecemos a la Hermana Onora por todo el bien que logró a través de su entrega implacable.

                                                                       Las Hermanas N.S.A de Bardello.




Artículo traducido del Boletín "Il Ponte", de las Hermanas N.S.A. de Italia, n° 1, febrero 2018.

50 AÑOS DE LA PROVINCIA ITALIANA DE LAS HERMANAS N.S.A: ocurría en 1968...


* Esto se publicaba en la Revista "Regina Apostolorum", No. 4 de 1968:
"Se anuncia que, 'logrando la colaboración entre las revistas misioneras, desde el próximo número, "Regina Apostolorum" se fusionará con la "Revista SMA" de los Padres de la Sociedad de Misiones Africanas de Génova-Quarto, con quienes tenemos en común además del carisma, también al Fundador.
La revista se presentará con un nuevo estilo y será más bella, más interesante, más sustancial ".


* La Superiora General, Hermana Jean-Philippe Barbe es nombrada consultora de la "Congregación para la Evangelización de los Pueblos".


* Medalla de honor:
La hermana Santina Perego es condecorada por el gobierno de Chad por su trabajo en el hospital de Fort Archambault.









* El Santo Padre Pablo VI, instituye la Primera Jornada Mundial de la Paz y el 16 de octubre bendice el crucifijo 600 misioneros que parten a la Misión, entre los que se incluyen un grupo de nuestras Hermanas.



Artículo traducido del Boletín "Il Ponte", de las Hermanas N.S.A. de Italia, n° 1, febrero 2018.